Seleccionar página

Anuncio

Muere CALCINADO tras provocar incendio

por | Jul 17, 2023 | Policíaca

Muere CALCINADO tras provocar incendio

por | Jul 17, 2023 | Policíaca

Grúas Tuxpam

Carretera México-Tuxpan KM 346 Santiago de la Peña, Tuxpan, Ver. -834.2090 – 834.0353 y 834.2151

Royal Garden Hotel

Maples Arce 170 La Calzada, Tuxpan, Veracruz – 66 habitaciones de primera clase, alberca y otros servicios.

Centro Médico Tuxpam

¡Su salud es nuestra prioridad! No dude en contactarnos para programar una consulta o conocer más sobre nuestros servicios.

Pizzas Mama Mia

Pizzas Mama Mia, El auténtico sabor italiano. Servicio a Domicilio en Poza Rica, Coatzintla y Tuxpan, Veracruz.

Comex

Tlapalería El Pino

HILDA GAS

¡Si necesitas GAS solamente llama al (783)112.8045 y te damos el servicio!

Gasolinera Libramiento Portuario

Ubicada estratégicamente en el kilómetro 4+300 del Libramiento Portuario en Tuxpan, Veracruz, la Gasolinera Libramiento Portuario es tu destino confiable para obtener combustible y servicios de alta calidad.

Tuxpan, Ver.- El destino tejía su trama sombría en la humilde comunidad de Cañada Rica, enclavada en Tuxpan. Fue allí donde un hombre, contratado para librar una parcela de sus demonios vegetales, se vio arrastrado hacia un abismo de fuego incontrolable, perdiendo su vida en un baile macabro de llamas. Las autoridades, con solemnidad y rigor, iniciaron las diligencias correspondientes para desentrañar los hechos que envolvieron este fatídico sábado 15 de julio, alrededor de las 5 de la tarde.

Pizzas Mama Mia

Las sombras de los sucesos se desvelaron gracias a fuentes policiales, cuyas palabras murmuraron la trágica secuencia que tuvo lugar en los límites de la autopista México Tuxpan. El protagonista de esta tragedia, Francisco Cruz Oaxaca, aun hombre de setenta y nueve años, de oficio Chatarrero y vecino de Tierra Blanca, luchando contra las garras de la edad y las penurias del tiempo. Pero sus anhelos de subsistencia se vieron ahogados en un torbellino de desgracia cuando el fuego, que había sido convocado con la intención de avanzar en su labor, se rebeló contra su amo y devoró su existencia sin compasión.

El rugido de las llamas, alimentadas por el viento que soplaba con furia desenfrenada, se propagó con un apetito voraz, arrasando con todo a su paso. Bomberos y valientes almas de Protección Civil se enfrentaron al monstruo de fuego, pero sus esfuerzos resultaron vanos ante la ferocidad desatada. El incendio, despiadado en su avance, no solo se conformó con extinguir una vida, sino que también se cobró una casa como tributo a su voracidad.

El caos se adueñó de la escena, y en su danza macabra se hicieron presentes los agentes de la ley, quienes en estrecha colaboración con los polimarinos, tomaron conocimiento de la tragedia y apelaron a la intervención de las autoridades ministeriales. Los silenciosos pasos de los hombres de la Policía Ministerial y los meticulosos peritos criminalistas se convirtieron en testigos mudos del horror. Fue su deber sombrío el de levantar el cuerpo sin vida del infortunado y transportarlo hacia las entrañas del Servicio Médico Forense (SEMEFO), donde la fría luz de la ciencia habría de revelar los secretos sepultados en la carne calcinada, en aras de la necropsia de ley.

La noticia de este funesto suceso se esparció como un susurro melancólico por los rincones de Cañada Rica y sus alrededores. Las voces temblorosas se alzaron, recordándonos la fragilidad de nuestras vidas frente a los embates de la tragedia y la necesidad imperante de tomar precauciones en nuestros rituales con el fuego.

Las autoridades, imbuidas de su deber de proteger y servir, alzaron su voz en un llamado a la conciencia colectiva, instando a la población a reconocer los peligros acechantes en los tiempos de sequía y vientos embravecidos, exhortándonos a abrazar las medidas de seguridad como escudos contra la desolación y a evitar, así, el espejo de la tragedia que hoy nos contempla con ojos inquisidores.

Facebook Comments Box

Sobre el Autor

Escanea el código